5/05/2011

Fabricando Rocódromos

Durante 8 días del mes de marzo del 2011 estuve fabricando rocódromos para la empresa TOP 30. El lema de la empresa asturiana es: ¿Hay algo mejor que un rocódromo Top 30? Pues sí que lo hay. Y es el Top 30 Service. Un compromiso de principio a fin. Se trata de un plan de mantenimiento de la estructura para mantenerla dentro de los parámetros de seguridad de la normativa europea. Pero yo no quería hablar de eso. Quería hablar de la agradable experiencia que fue compartir esos ocho días con unos tíos extraordinarios. Conocí a unos profesionales muy entregados a su trabajo, con los cuales, levantamos dos estructuras.

La primera en Rubí, un encargo del Ayuntamiento de Rubí, para potenciar nuestro deporte es esta pequeña ciudad. Lo construimos en cinco días. Y es una estructura auto-soportable.

La segunda, la construimos en Torrijos (Toledo) y también era un encargo del Ayuntamiento de Torrijos. En Torrijos llevaban esperando ese rocódromo unos cuantos años. Y nosotros lo terminamos en 4 días.

En esos ocho días estuve rodeado por un equipo de gente muy variada. Estaba el jefe de los equipos de instaladores, Oscar, siempre positivo y de buen humor. El soldador profesional, Hijo, un tipo muy exigente con la seguridad. Manolo, el de la Fuixarda. Si el que equipó, casi él solito toda la Fuixarda. Manolo es un fuera de serie. Un trabajador incansable. Un enamorado de la resina. Este fue el equipo, más un servidor, que levantó en tiempo record la estructura de Rubí. La estructura tiene 12 metros de alto por unos 9 de ancho. Ahora vendrán los jóvenes y veteranos y la disfrutarán. ¡Como debe ser! Y los socios del Centro Excursionista de Rubí estarán encantados.

En Rubí comenzamos a trabajar un viernes. El miércoles salía en la furgoneta de Top 30 rumbo a Madrid. A construir otro rocódromo. Salí con Oscar (el día 23 de marzo) como parte de un equipo de refuerzo. El equipo principal, compuesto por tres trabajadores, venía desde el norte, desde el país Vasco. El miércoles descargamos el camión, con la ayuda del conductor. El jueves comenzamos a montar la estructura, un poco más pequeña que la de Rubí. Esta tenía sólo 7 metros de alto. Allí conocí a Tomas, un tío súper positivo, que meditaba mientras trabajaba. Sí, meditaba. Eso de lo que me han hablado en los retiros de Yoga Sivananda a los cuales he asistido, esta persona lo hacía en directo. Vaya cualidad. Estaba centrado y concentrado. También estaban Florín, un chico rumano que había trabajado para otro fabricante de estructuras de escalada. Y Lolo, un equipador de vías de escalada de Asturias.
En fin a veces te encuentras gente entusiasta con la cual trabajar y hacer mas llevadera esta crisis económica y de valores que estamos sufriendo en este perjudicado comienzo de siglo.

Vilada, little gem to discover

Hello climbing lovers! This is a less  knowing  spot that his neighbor Berga. We went through the L'Arç bar to have a coffee befo...